lunes, 20 de abril de 2015

curandero y cobaya

El Elixir de la Juventud

«No quedaría completo este libro sin incluir en él ―es lo que estoy haciendo― algunas indicaciones dietéticas y farmacéuticas que orienten a los lectores en la necesaria, imprescindible búsqueda de la mens sana in corpore sano. El cuerpo es una tumba, sí, tal como enseñaban en la Hélade y en griego ―soma sema― los científicos y los filósofos iniciados en los misterios eleusinos, pero es al mismo tiempo la única sede y vehículo de la conciencia puesta a nuestra disposición mientras permanecemos en el mundo denso, en la prisión de la carne y de la vida tangible, y no hay por ello más alternativa que la de cuidarlo. Acudan, pues, los lectores curiosos o impacientes a las webs donde explico detalladamente mi Elixir de la Juventudwww.herbolarium.es y www.saludoriental.com.»

De sobra conocidas son las vocaciones simultáneas de Dragó tanto de curandero como de cobaya. A lo largo de sus infinitos viajes ha ido haciendo acopio de toda una panoplia cambiante de pócimas mágicas y mejunjes de alquimista que ha ido afinando con el andar del tiempo, abandonando unos, descubriendo otros nuevos, hasta configurar el «elixir» actual. Es lo que él mismo ha dado en llamar «mi elixir de la eterna juventud», y que no duda en proclamar y compartir con los lectores en sus diversas columnas en prensa.
Asegura tomar una media de setenta pastillas diarias, casi todas de productos naturistas a la venta en herbolarios, farmacias o a través de internet, y en El sendero de la mano izquierda y Kokoro. A vida o muerte se describe sucintamente la composición de ese elixir misterioso, antesala de un libro en el que profundizará en la premisa del corpore sano iniciada con la de la mens sana de El sendero de la mano izquierda. De hecho, afirma tenerlo firmado ya con su editorial, aunque siempre se le cruzan otros proyectos por medio que demoran su aparición. Se titulará así, El elixir de la eterna juventud, una obra donde dará cumplida cuenta de todas y cada una de esas sustancias milagrosas y rejuvenecedoras.
Muchos de los brebajes sobre los que ha escrito se han quedado, con el transcurso de los textos, arrumbados al fondo de la rebotica en favor de nuevos hallazgos. El «elixir», pues, ha ido sufriendo una decantación progresiva y está sujeto, incluso en la actualidad, a perpetuo cambio. Algunos de sus componentes, sin embargo, permanecen por sus virtudes incontables e indiscutibles. Mientras aparece el libro prometido sobre el asunto, véanse a continuación algunos productos que se encuentran entre los más tenaces:

El Elixir de la Juventud, en la Casa del Escarabajo en Castilfrío de la Sierra

Aceite de oliva. Dragó comprendió desde el principio que el elixir «capaz de reprimir el desarrollo de los radicales libres, de contener el proceso de oxidación de las células y de contener las tendencias suicidas de las neuronas» se producía precisamente en España, al alcance de cualquiera. Jamás sale de viaje sin un tarrito de aceite de oliva con que regar los desayunos orientales.
Vino. Un par de vasos de vino tinto al día es bueno para la salud. Contiene polifenoles y otra sustancia menos conocida, el resveratrol, «poderosísimo antioxidante que la madre natura ha incorporado a la piel de la uva negra».
TromalytDosis diaria de ácido acetilsalicílico establecida por la medicina norteamericana para prevenir el infarto. Mejorará, quien lo tome, el flujo, la ligereza y la eficacia de su sangre.
CialisConsecuencia del abandono del consumo de porros y de la posterior operación a corazón abierto a finales de 2004, la actividad sexual de Dragó ―y él no se avergüenza de confesarlo― cayó en picado. Un buen día probó el Cialis, aconsejado por un filósofo amigo, y fue mano de santo. «No voy a decir que recuperé el vigor de la adolescencia, pero el episodio que de la mencionada ingesta se derivó fue extremadamente satisfactorio. Desde entonces suelo tomar el fármaco en cuestión una vez a la semana. Con eso me conformo. Su efecto se mantiene durante veinticuatro horas, como mínimo.» El producto pertenece a la gama de los vasodilatadores, representada en el mercado por tres fármacos ―ViagraLevitra y Cialis― «y los tres sirven para lo mismo, aunque no lo hagan de la misma manera. Los matices afectan, sobre todo, a la duración de los efectos y a la del intervalo que transcurre desde la ingesta hasta que el producto actúa. El Cialis es el de más amplio espectro temporal […]. Nunca tomo más de diez miligramos, y con esa dosis me basta».
Vitamina B. Se despacha en farmacias sin necesidad de receta.
Cafeína. Forma parte del elixir matutino: nada más despertarse, Dragó toma doscientos gramos de cafeína No-Doz, «made in usa, porque la que venden en España, en vez de espabilarme, me aturde». No se ha conseguido demostrar nunca que la cafeína tenga efectos nocivos, aunque a algunas personas les sube la tensión o les provoca taquicardia. No es, sin embargo, el caso de Dragó. «Efecto paradójico. Diría, incluso, que me baja la primera y no dispara la segunda.»
Shitake. Hongo japonés que revitaliza todo el organismo, disuelve el colesterol y, en líneas generales, contrarresta los efectos nocivos de las grasas saturadas. Tómese una cucharada de mantequilla en bruto, acompañada de una buena dosis de shitake y analícense los resultados. El shitake está a la venta en nuestro país bajo distintos nombres comerciales, aunque sólo en herbolarios.
Mirtilo. No sólo sirve para elaborar mermelada, sino que mejora o resuelve muchos de los problemas circulatorios de la sangre humana y, sobre todo, revisa, engrasa y pone a punto los motores del sentido de la vista.
Serumdal. Extracto de crisálida de gusano de seda. Úntense todas las mañanas veinte gotas del producto en el dorso de la mano. Cura el herpes y la psoriasis, baja el colesterol, blinda el sistema inmune, sana cualquier afección dermatológica, frena la depresión y la ansiedad, actúa como un escudo protector frente a las radiaciones, tonifica los músculos e intensifica el rendimiento deportivo, cicatriza toda clase de heridas, sube la moral, rejuvenece el ánimo, es afrodisíaco...
Young Vital. Hallazgo japonés debidamente corroborado por la ciencia. Su sustancia activa es el polvo de caparazón de cangrejo. Elimina los pólipos del colon y, en líneas generales, levanta el ánimo, confiere energía y apuntala el sistema inmune.
Esquisandra. Un poderoso antioxidante. La medicina china la ha utilizado desde hace siglos como tónico y protector del hígado. También se la conoce por sus propiedades estimulantes del sistema nervioso, que aumentan la rapidez de los reflejos, las respuestas nerviosas y la claridad mental. De igual modo, los médicos chinos utilizaron la esquisandra para tratar la depresión, la irritabilidad y las pérdidas de memoria. Dragó la suele tomar en un séxtuple cóctel de antioxidantes ―mezclado o agitado, a gusto del conejillo de indias― formado por la uña de gato, el ginkgo biloba, la coenzima CoQ10, la equinácea y el própolis.
Sabalsán. Proviene del palmito. Se usa principalmente para disfunciones de próstata y vejiga. Es anticongestivo y espasmolítico. Muy aconsejable para aquéllos que sufren de cistitis y afecciones prostáticas, para el tratamiento de próstata en su estado inicial y el post tratamiento de prostectomia o electrorresección.
Línea marina de Ebiotec. Bajo este título se agrupa un catálogo de productos de origen natural con propiedades biológicas activas que contienen nutracéuticos, sustancias químicas naturales de los propios alimentos beneficiosas para el cuerpo humano, para la prevención o el tratamiento de una o más enfermedades y para la mejora de la función fisiológica en general.
Línea vegetal de Ebiotec. Al igual que el resto de productos de Ebiotec, éstos, de origen vegetal, se obtienen mediante procedimientos biotecnológicos no desnaturalizantes que preservan todas las propiedades biológicas de las especies de las que se extraen. El Animón Complex, extraído de la Chenopodium quinoa, una planta que se viene consumiendo desde hace más de tres mil años en los Andes, es el más completo de los alimentos vegetales, con un contenido proteico superior al de la leche concentrada.
Zumo de granada. Los estudios lo avalan: tomar un vaso diario de zumo de granada desacelera el crecimiento del cáncer de próstata sometido a investigación y análisis. Una investigación financiada por un fabricante de zumos reveló que en los hombres que tomaron la bebida se retrasó más la duplicación de los niveles en sangre de PSA, una proteína que indica la presencia del cáncer de próstata. Se cree que esto se debió a la acción de los polifenoles de la granada. El zumo de granada es, por otra parte, un potentísimo antioxidante natural, previene la arteriosclerosis, frena los procesos de envejecimiento y la aparición de enfermedades degenerativas, además de tratarse de un estimulante sexual y corregir inflamaciones crónicas rebeldes a los tratamientos convencionales.
Noni. Es el nombre con el que se conoce la fruta Morinda citrifolia. Se trata de un suplemento dietético admirable y muy beneficioso para la salud, cuya bondad resida, tal vez, en la sinergia de sus componentes. Tiene fibra, proteínas, hierro, vitamina C, calcio y zinc. Puede tomarse en jugo, néctar, tabletas, cápsulas, cremas y té. El noni es un estabilizador del pH, neutraliza la acidez, y, por esto, estabiliza la función del páncreas, el hígado, los riñones, la vejiga, el sistema reproductor femenino e infinidad de cosas más. De tal forma que puede ayudar a mejorar dolencias tales como la diabetes o la hipoglucemia, el colesterol, los calambres menstruales, la presión sanguínea ―alta o baja―, la gota, la artritis, etc.
Maca. También conocida como el «Ginseng peruano» o la «Viagra natural». A diferencia de esta última, la Maca no es una medicina, sino un suplemento nutricional que trabaja como un adaptogén, lo que quiere decir que mejora la habilidad de adaptación del cuerpo, complementa las necesidades específicas del organismo según la edad y sexo del consumidor. Durante miles de años, esta planta ha sido conocida en Perú por sus propiedades curativas y efectos beneficiosos, aunque no ha sido hasta hace apenas quince años cuando ha atraído el interés de los científicos, cuyas investigaciones han demostrado que la maca aumenta la libido tanto en varones como en mujeres. Ayuda, además, a aliviar muchos de los síntomas de la menopausia, tales como los bochornos y los cambios de humor. También tiene efectos beneficiosos sobre la osteoporosis y la glándula suprarrenal.
Cordyceps. Si hay hongos raros, el hongo Cordyceps sinensis ocupa, sin duda, el primer lugar, ya que tiene la increíble particularidad de crecer dentro de una oruga y sólo lo hace a una gran altitud. Se trata de un excelente tónico, principalmente recomendado para el cansancio o fatiga crónica, la sensación de debilidad extrema, la impotencia, la espermatorrea y la frigidez. Ayuda, además, a nuestro organismo a combatir diferentes bacterias aumentando el número de macrófagos, por lo que se comporta como antibiótico natural. Puede servir también de apoyo en la lucha contra el cáncer, puesto que aumenta la resistencia del paciente y a la vez fortalece su sistema inmune.
Melatonina. Se llama melatonina a una de las principales hormonas segregadas por la glándula pineal de los vertebrados. Es la sustancia que regula, entre otras cosas, los ciclos circadianos: luz y oscuridad, oscuridad y luz. «Deglutí la primera dosis, mínima, en un hotel de La Habana. Fue fulminante. Tenía que escribir un guión cinematográfico de sesenta páginas. Me salieron, en cosa de ocho días, como quien hace churros, casi doscientas.» Elimina el jet lag, ayuda a conciliar el sueño sin provocar adicción alguna ni efectos secundarios, neutraliza los radicales libres, equilibra el organismo, reduce el estrés, la angustia, la ansiedad, la depresión y frena el envejecimiento.
Almendrina. Dado que Dragó no consume lácteos por ser poco saludables, cuando desayuna en casa utiliza leche de soja para colorear el café o el té. El problema surge cuando, por estar de viaje o por cualquier otra razón, lo hace en un hotel o en una cafetería. Rarísimos son los establecimientos que disponen de leche de soja, de modo que destapa un bote de Almendrina, «una pasta, natural al ciento por ciento, del fruto al que su nombre alude. Se acabó el problema. Ya nunca viajo sin llevar un bote en el zurrón. Se mezcla una cucharadita de esa crema con la bebida que acompañe el desayuno, fría o caliente, y ya está. Da energía y sabe bien».

Reishi. La joya de la corona del elixir de la eterna juventud de Dragó. Se trata de un hongo de procedencia china que crece en las montañas japonesas, en cuyo contenido se encuentra el germanio, un oligoelemento que se apodera del oxígeno y lo transporta hasta los más recónditos rincones del organismo humano. Fue precisamente en Japón donde Dragó lo descubrió en enero de 1993, y desde entonces no desaprovecha una sola oportunidad para predicar sus interminables bondades. «Fortalece el corazón y las articulaciones, limpia los bronquios, estimula la actividad del cerebro, protege el hígado, suaviza el cansancio, desjarreta el insomnio, reduce (y a veces inhibe) los tumores, robustece los huesos, elimina el colesterol, pone en fuga a las alergias, apuntala el vigor del sexo y, en líneas generales, es prenda casi segura de feliz longevidad.»
Bibliografía:
Sánchez Dragó, Fernando, El sendero de la mano izquierda, Madrid, Martínez Roca, 2002, p. 221.
“De escritor a sanador” (La Dragontea), Época, 15 marzo 1993, 420, p. 92; recogido después en Sánchez Dragó, Fernando, En el alambre de Shiva, Barcelona, Planeta, 1997, pp. 220-222.
“El elixir de la eterna juventud” (La Dragontea), Época, 9 abril 1990, 266, pp. 128-129; recogido después en Sánchez Dragó, Fernando, La Dragontea. Diario de un guerrero, Barcelona, Planeta, 1992, p. 274.
“El elixir de la eterna juventud” (La Dragontea), Época, 15 marzo 1993, 420, pp. 92-93; recogido después en Sánchez Dragó, Fernando, En el alambre de Shiva, Barcelona, Planeta, 1997, pp. 222-224.
“Elixir (XII): Cafeína” (El cobaya), suplemento A tu salud de La Razón, 16 enero 2011, p. 30.
“Últimas consideraciones sobre el elixir de la eterna juventud” ( La Dragontea), Época, 22 marzo 1993, 421, p. 92; recogido después en Sánchez Dragó, Fernando, En el alambre de Shiva, Barcelona, Planeta, 1997, pp. 225-226.
“Serumdal” (La Dragontea), Época, 22 marzo 1993, 421, p. 92; recogido después en Sánchez Dragó, Fernando, En el alambre de Shiva, Barcelona, Planeta, 1997, p. 227.
Sánchez Dragó, Fernando, El sendero de la mano izquierda, Madrid, Martínez Roca, 2002, p. 228.
“Melatonina” (La Dragontea), Época, 15 abril 1996, 581, p. 81; recogido después en Sánchez Dragó, Fernando, El camino hacia Ítaca, Barcelona, Planeta, 1998, p. 176.
“Elixir (VII): Almendrina” (El cobaya), suplemento A tu salud de La Razón, 18 julio 2010, p. 30.
“Yoki Reishi” (La Dragontea), Época, 22 marzo 1993, 421, pp. 92-93; recogido después en Sánchez Dragó, Fernando, En el alambre de Shiva, Barcelona, Planeta, 1997, pp. 227-228.

Entrevista a Dragó en El Gran Debate e información sobre el Sumo Reishi
¿Qué es Sumo Reishi?
Es una variante del Ganoderma Lucidum. En inglés lo llaman "Deer Horn Shape Ganoderma Lucidum" (Ganoderma Lucidum en forma de cuerno de ciervo). En la naturaleza se encuentra uno cada 40.000 árboles de bosque viejo.
Desde la más remota antigüedad, el Ganoderma Lucidum (en japonés; reishi; en chino; Língzhī y en coreano; yeongji) era altamente valorado en china y usado como elixir de la eterna juventud. No se utilizaba para tratar determinadas enfermedades concretas, sino como fuente de energía vital.
Japón es el país que ha dedicado más atención a las investigaciones relativas a los efectos saludabules de reishi. En la década de los setenta, un equipo chino-japonés logró el cultivo de reishi por primera vez fuera de su ámbito natural. A partir de entonces se estudiaron cada vez más a fondo sobre las fórmulas más correctas de producción con miras a utilizar el Ganoderma Ludicum en los campos de la medicina y la farmacología.
La variante japonesa del reishi, se llama Rokkaku y tiene forma de cuerno de ciervo sin el sombrero que caracteriza la especie silvestre. Esa variante, para desarrollarse, requiere determinadas condiciones de humedad y luz solar.
En los cultivos de Rokkaku, se podan las setas antes de que los sombreros se abran y, con ello, se evita la pérdida de esporas. De ese modo todas las propiedades beneficiosas de dichas esporas se conservan al ciento por ciento. 
izquierda: reishi ordinario, derecha: sumo reishi  
Especie silvestre: Variante Rokkaku japones
Existen en actualidad numerosos médicos y científicos acerca de las propiedade salutíferas y terapéuticas de setas como el shiitake, el maitake o el agaricus. 
Dichas propiedades que se traducen, por ejemplo, en mejoras de la hipertensión, la diabétes y las secuelas de los tratamientos oncológicos se atribuyen a dos sustancias: la chitina y el betaglucano. El porcentaje del betaglucano del Sumo Reishi supera el 50% y es notablemente más alto que en las otras setas citadas. Aporta además oligoelementos tan beneficiosos como lo son el germanio y el selenio.

Más información en www.herbolarium.es

Padre a los 75 con 70 pastillas diarias
Fuente: elmundo.es
"Soy un faquir", dice Fernando Sánchez Dragó con una sonrisa digna del gato de Cheshire tras haber ingerido "con un dedo de agua" un puñado de pastillas de todos los tamaños y colores.
Entregado e intenso, como es habitual en él, el periodista y escritor nos presenta en su castiza casa madrileña lo que él denomina su "elixir de la eterna juventud": una combinación de su invención formada por unos 70 compuestos, de origen natural en su inmensa mayoría, que consume cada día repartido en cinco tomas diarias. Y en contra de lo que pueda parecer, asegura Dragó, "no es fácil", hace falta disciplina y, cuando se va de viaje un par de meses, cargar con una maleta extra en la que llevar las 6.000 pastillas que le hacen falta.
A sus 75 años, a unos meses de ser padre por cuarta vez y con cuatro 'bypass' coronarios que le han dejado en herencia una cicatriz que le surca orgullosa el pecho y otra que recorre el antebrazo, Dragó afirma que todas las pastillas que ingiere "son inofensivas y de herbolario". Admite que posiblemente tome más de lo que necesita, pero cree que el excedente se eliminará luego a través de la orina, y también reconoce que no tiene forma de saber si estaría igual de bien si no tomase ninguna pastilla.
A priori, esta decisión de acumular compuestos, aunque sea herbales, no parece muy recomendable, así que consultamos con un experto. José María Ordovás, director de Nutrición y Genómica en la Universidad de Tufts, en Boston, apunta que "los productos herbales, por eso de tener un origen natural (que no es lo mismo que ser naturales), pueden tener incompatibilidades entre ellos o con fármacos y no siempre se eliminan alegremente. Con el problema añadido de que en algunos casos se han detectado contaminantes peligrosos como resultado de su procesamiento".
Eso sí, no descarta que el "elixir" del escritor pueda sentarle bien a él, y quizás "los beneficios se limiten a él mismo con su genética y el medio ambiente que le rodea. Si él cree que le va bien y que su uso le rejuvenece 55 años, pues adelante. El efecto placebo es conocido en la medicina por actuar sobre el cerebro a veces tanto como el fármaco", explica Ordovás. La única forma de probar verdaderamente si hace efecto, indica el científico, sería comprobando cómo se encontraría el sujeto si no tomara el cóctel de pastillas.
Una larga y exótica lista
Sánchez Dragó comenzó a pergeñar su 'pócima' en los 80, y ha ido "perfeccionándola" con los años, aliñada con los descubrimientos que iba haciendo en sus viajes por todo el mundo. El origen de su inquietud puede remontarse a una adolescencia algo hipocondríaca que fustigó su interés por las cuestiones médicas, arrastrándole cuando se encontraba enfermo a la Biblioteca Nacional para documentarse sobre su malestar.
Las dos "joyas de la corona" son el reishi japonés, una seta de origen chino que antaño sólo podía ser consumida por el emperador y su familia y que ahora la mujer del periodista importa y vende a través de su tienda online, y una enzima, el superóxido bismutasa, que sólo puedo comprarse en Japón.
De ahí sigue una larga -y a veces exótica- lista: cafeína, cordyceps del Tíbet, productos nutracéuticos, caparazón de crustáceo, palmito para la próstata -"esto me lo enseñó [Alejandro] Jodorowski, la tengo como un bebé"-, melatonina, reveratrol, gingsen, ácido fólico, glucosamina y condroitina para las articulaciones, ácido acetilsalicílico -aspirina- de liberación prolongada, testosterona y pregnenolona, a los que, dice entre risas, quizás deba su futura paternidad, junto a un medicamento para la disfunción eréctil, el único fármaco bajo receta que consume.
Hablando de herencias, Ordovás, experto en nutrición y genética, advierte de que "hemos de ser consciente que los hijos y los nietos reciben de nosotros no sólo la genética, sino también la epigenética [factores no genéticos que influyen en la expresión de los genes], y ésta depende en parte de la dieta y de los compuestos que consume tanto la madre como el padre. Algunos de esos compuestos pueden influir sobre la epigenética y, por lo tanto, legar a la descendencia algo que no pretendemos".
¿Camino del quirófano?
Eso sí, por mucho que Sánchez Dragó confíe en su fórmula, no deja nada al azar, y cada seis meses se somete a un minucioso chequeo médico donde examina hasta lo más recóndito de su ser. También se alimenta con mesura, evitando las grasas y la carne en exceso, y primando frutas y verduras; y realiza ejercicio con regularidad, tanto que lleva un podómetro para asegurarse de que cumple con los 10.000 pasos diarios que se tiene asignados y que cuando está en Madrid ejecuta dando vueltas como un león en su piso, para evitar los semáforos y los saludos que interrumpirían su marcha por el centro de la capital.
En el exterior, también se cuida. El escritor, que se describe pionero en el uso masculino de las cremas y los masajes faciales, confiesa que le ronda una última "tentación": hacerse 'algo' en la cara. Un transplante capilar que refuerce unas tímidas 'entradas' que asoman en su frente o una blefaroplastia que enderece unos ojos cada vez más "achinados". Con el espíritu aventurero que le caracteriza, si no fuera por el temor a la anestesia, dice Dragó, quizás ya habría "pasado por quirófano".

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal