domingo, 30 de marzo de 2008


La magia combina la manipulación psicológica y la prestidigitación. Para quitar secretamente el reloj de un espectador, por ejemplo, necesitas dirigir su atención lejos de la muñeca donde tiene el reloj. Un espectador mirará donde el mago mire. Una vez que la atención del espectador es dirigida lejos del punto crucial, el mago puede quitar el reloj en uno a tres segundos, usando numerosos métodos.

Lo revelará solamente más tarde, cuando el espectador no puede darse cuenta de que el “robo” existió. Esto es conocido como la misdirection temporal. Los carteristas han usado estas poderosas herramientas por siglos a pesar del peligro, durante la Edad Media, de ser ejecutados al ser descubiertos. De hecho, muchos carteristas trabajaban durante la ejecución de sus colegas, explotando el interés inherente a la escena para robar con relativa facilidad.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal