miércoles, 18 de junio de 2008


El Arte de la Memoria también incluía símbolos o emblemas elaborados que acabaron por resultar familiares en todo el Imperio Romano. Cada deidad estaba normalmente asociada a unos atributos que la hacían fácilmente reconocible. Esta práctica fue posteriormente heredada por la iconografía cristiana. Una catedral medieval, con sus laberintos, imágenes, relieves, tallas y otra iconografía colocada en puntos estratégicos servía como Templo de la Memoria, recordándole al peregrino el Templo de Salomón, historias bíblicas, los hechos de los santos y fórmulas de rezo y devoción.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal