martes, 20 de abril de 2010

EE.UU., tras acusar a Goldman, analiza otras firmas de Wall Street

Caso fraude de valores:
EE.UU., tras acusar a Goldman, analiza otras firmas de Wall Street

En el centro de la investigación se encuentran los CDO, instrumentos de deuda garantizada.  

Carrick Mollenkamp, Serena Ng, Scott Patterson y Gregory Zuckerman La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) investiga una serie de acuerdos con valores hipotecarios orquestados por algunos de los mayores nombres de Wall Street con el fin de determinar si los inversionistas recibieron la información apropiada. La SEC acusó el viernes a Goldman Sachs Group Inc. de cometer fraude civil.

El caso de fraude de valores presentado contra Goldman Sachs reveló un secreto a voces en Wall Street. Cuando el mercado inmobiliario comenzó a mostrar grietas hace unos años, algunas firmas financieras importantes diseñaron productos que buscaban permitir que clientes clave, como los fondos de cobertura, apostaran a un colapso del sector.

Entre las firmas que estructuraron instrumentos hipotecarios que pronto perdieron la mayor parte de su valor figuran Deutsche Bank AG, UBS AG y Merrill Lynch & Co., que ahora está en manos de Bank of America Corp. Se desconoce si la SEC también investiga alguna de estas transacciones.

Los acuerdos les reportaron a estas firmas comisiones totales superiores a US$1.000 millones, afirman corredores.
Los inversionistas que compraron estos instrumentos a menudo sufrieron cuantiosas pérdidas. Ahora, las demandas privadas, junto al caso civil contra Goldman, arrojan un poco de luz sobre la estructura de algunas de estas operaciones.

Esos polémicos acuerdos contribuyeron al cuasi colapso de American International Group Inc., que había asegurado por lo menos US$1.000 millones de valores emitidos por las firmas de Wall Street en 2005 que fueron ensamblados con la participación de fondos de cobertura, según documentos a los que tuvo acceso The Wall Street Journal y personas al tanto. El gobierno estadounidense acabó por rescatar a AIG. 

Los inversionistas que compraron estos valores -y apostaron a que los precios de las viviendas se mantendrían altos- salieron perjudicados.

Robert Khuzami, director de aplicación de normas de la SEC, afirmó el viernes que la agencia analizará con detenimiento acuerdos similares a los de Goldman realizados por otras firmas de Wall Street, aunque no queda claro qué transacciones tiene bajo la mira.

Instrumentos cuestionados

En el epicentro del escrutinio de los reguladores están las obligaciones de deuda garantizadas, más conocidos como CDO. Estos son valores respaldados por grandes paquetes de bonos hipotecarios y otros activos, incluyendo complejos derivados cuyo precio se basa en el desempeño de estos bonos. 

En las postrimerías del auge inmobiliario en EE.UU., algunos fondos de cobertura trabajaron con los bancos para crear CDO que les permitirían apostar a una caída del mercado de bienes raíces. En algunas ocasiones, los fondos de cobertura compraron seguros contra cesaciones de pagos, llamados CDS, cuyo valor sube si los bonos, y por ende los CDO, se debilitan. 

En la estructura de Goldman en el centro de la acusación de la SEC, las firmas de calificación de riesgo rebajaron 99% de los valores hipotecarios subyacentes para enero de 2008. 

Algunos de los CDO creados por Deutsche Bank, Merrill Lynch y UBS se desplomaron apenas meses después de ser creados. Para enero de 2008, las calificadoras de riesgo también habían rebajado la mayoría de los activos que conformaban estos instrumentos, según informaron analistas. 

Los corredores y banqueros de Deutsche Bank estuvieron en alerta por problemas en el sector inmobiliario a partir de septiembre de 2005, antes del derrumbe del mercado. En ese entonces un prestigioso analista redactó un informe en el que advertía sobre las pérdidas que se avecinaban en el mercado de hipotecas de alto riesgo o subprime. 

Entre 2005 y finales de 2006, la filial estadounidense de valores del banco alemán creó varios CDO que ofrecieron protección sobre bonos hipotecarios contra los cuales algunos fondos de cobertura, que eran clientes de la firma, estaban apostando, señalan fuentes cercanas. 

Uno de esos fondos de cobertura era Paulson & Co., ligado a John Paulson, que también habría participado en la selección de activos del CDO de Goldman Sachs, según la acusación de la SEC. 

Un portavoz de Deutsche Bank señaló que todos los inversionistas que participaron en estos acuerdos, no sólo Paulson, ofrecieron sus ideas acerca de los activos hipotecarios que iban a respaldar los CDO. Un vocero de Paulson, en tanto, aseveró que
"cada uno de los CDO sintéticos tiene una parte que apuesta a favor y otra que apuesta en contra". 

Goldman, Deutsche Bank, UBS y Merrill defendieron con firmeza las transacciones, que a menudo se arreglaron de forma privada y no cotizaron en una bolsa. Las firmas sostienen que revelaron las inversiones implicadas y que los inversionistas eran lo suficientemente sofisticados para conocer los riesgos. 

Goldman niega las acusaciones de la SEC, al decir que brindó toda la información y que no tenía obligación de decirles a los compradores quiénes eran los vendedores de los polémicos instrumentos.
 

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal