domingo, 30 de marzo de 2008


Los títulos de sus novelas suenan como el germen de una idea.

Es cierto. Encuentro imposible empezar un proyecto sin el título en mente. A veces puedo pasarme años pensando en el título que vaya con lo que se está formando en mi mente. Un título define el proyecto de alguna manera y si sigues encontrando las ramificaciones del título dentro de la obra ésta mejora, estoy convencido de ello. Así que, sí, pienso mucho en los títulos. A veces simplemente me dedico a inventar títulos para cosas que no existen, y que nunca existirán.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal