martes, 29 de abril de 2008


Deseos mercuriales forman extrañas amalgamas.

Los placeres elevan arquitecturas arborescentes.

Al fragmentarse sus deseos, también la esencia humana se fragmenta,

y necesita una operación de bricolaje que la unifique.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal