domingo, 4 de junio de 2017

Es preferible liberarnos de las cosas materiales y dedicarse a la creación y al saber.

Todas las transacciones se harán por la red. Se priorizaran aquellas personas que no tienen trabajo. Existirán ONG que por medio de la red se dedicaran a buscarle trabajo a los desempleados en cualquier país del mundo.
Todo el trabajo repetitivo será llevado a cabo por las máquinas, los humanos serán calificados para los trabajos creativos, sobre todo aquellos relacionados con la espiritualidad, la sensibilidad que forman parte de las relaciones humanas: médicos, siquiatras, etc. Lo intangible será cada vez más y más de uso gratis, al igual que lo es hoy el software libre. El software libre se generalizara a todas las actividades gubernamentales al igual que las aplicaciones globales.
La época de los servicios será el fin de la era del TENER y se ira de forma paulatina pasando a la era del SABER para TENER al SABER para HACER, para poder manejarse con las tecnologías, para educar, para curar, para crear obras de arte.
El tener posesiones se irá convirtiendo en algo obsoleto y lo importante será el SABER, pero no el saber individual sino el saber que integra el saber colaborativo desde una inteligencia colectiva que incluye a todos por igual, a toda la especie humana y a las máquinas.
La era del SABER nos llevara a importantes conclusiones.
A descubrir que el tener, más que satisfacción y felicidad, lo que hace es esclavizarnos a las cosas, a tener que cuidarlas, a ocuparnos de esas propiedad, al riesgo que se la roben o a sufrir un accidente (un incendio, por no tener las condiciones necesarias para su almacenamiento). Por lo que es preferible liberarnos de las cosas materiales y dedicarse a la creación y al saber.
A comprender que el saber está incompleto y sentir la necesidad de conocerse a sí mismo, de vivir en paz consigo mismo y con los demás.
Tomado del libro: “Crisis en el siglo XXI”

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal