miércoles, 26 de marzo de 2008


El coach al detenerse en el relato para formarse una imagen de lo que el otro le cuenta, esta detención opaca la imagen que surge del relato, e inevitablemente aparece algo distinta del original, algo que es producto de mi propia imaginación. El afuera y el adentro se deshacen en uno solo. Se parece a lo que el otro dice haber vivido, pero es al mismo tiempo distinto. La imagen que el terapeuta tiene sobre los acontecimientos que el paciente le narra, es semejante a lo que el paciente le pretende mostrar, pero por trabajar con imágenes gatilladas por el relato de otro, son sólo eso, semejantes. El lenguaje de la imagen pone al terapeuta fuera del ámbito de los conceptos, del diagnóstico, y lo lleva al ámbito de la creatividad.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal