miércoles, 30 de abril de 2008


Cada uno de nosotros es un manojo de fantasías y de viejos temores que transfiere y proyecta en sus relaciones cotidianas y personales. Algunos logran domeñar esos fantasmas, otros se entregan a alguna autoridad edípica para reprimirlos, otros los subliman en alguna actividad productiva, otros los suavizan en el confesionario día tras día.

Y otros, no logran domeñarlos nunca hasta que, llegado el momento, la fantasía toma el control.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal