domingo, 20 de abril de 2008

Para Bruno la materia podía transformarse en ser, y el ser podía convertirse en materia, un panteísmo revolucionario que le costó la vida en la hoguera, que influyó en Spinoza y que los físicos cuánticos de hoy intuyen sin miedo a ser quemados.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal