domingo, 20 de abril de 2008

Todo este desarrollo de la magia de Bruno, su hermetismo y su esoterismo es tal vez consecuencia de la vida que se vivía en las últimas décadas del siglo XVI, llenas de intolerancia religiosa, y en las que la gente, y sobre todo los estudiosos, buscaban en el hermetismo religioso un refugio tolerante a sus ideas, un camino que condujese a la unión entre todas aquellas disciplinas diferentes que estaban enfrentándose las unas a las otras

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal