domingo, 20 de abril de 2008

No cabe duda que para Bruno el hermetismo egipcio era indudablemente superior al cristiano, y parece adoptarlo sin fisuras convirtiéndose en su divulgador, ya que para él son imágenes mágicas arquetípicas y celestes que se hallan próximas a la idea de la mente divina.

La filosofía hermética también hace despertar en Bruno concepciones sobre la revolución de los astros, así la tierra "se mueve", tal como dijo Copérnico, pero no sólo por principios matemáticos, sino porque "no puede mantener una misma forma eternamente... ya que las substancias que no pueden permanecer eternamente bajo un mismo aspecto, cambian constantemente de apariencia". Es sin duda una conclusión cargada de una gran influencia hermética, teniendo en cuenta que Hermes afirma que "todas las partes de este mundo se hallan en movimiento".

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal