martes, 2 de diciembre de 2008

EL GRAN JUEGO DE ROL



¿Que personaje queremos interpretar y cuando?, ¿De que Arcano elegimos ser su títere, y para qué circunstancia?

¿En que momento yo he interpretado esos roles antes? Si no,

¿A quienes podemos modelar e imitar?

¿Me puedo proyectar en la circunstancia adecuada interpretando ese Rol?

¿Cómo y cuanto podemos reinventarnos?

¿Son ecológicos los roles que interpretamos en los distintos contextos en que estamos produciéndonos, ya sea personal, familiar o laboral?

¿Reaccionamos diferente a un mismo estímulo dependiendo del rol que estamos interpretando?

¿Podemos equilibrar los diferentes roles que configuran nuestra “persona” como si fueran distintas cuerdas de un mismo acorde de guitarra, y cuyo rasgueo forma parte de una sinfonía?

¿Qué historia queremos ayudar a co-producir?

¿El desafío que nos une no sólo es muy difícil, sino que también es posible de alcanzar?

¿Cómo liga el concepto de Rol lo individual con lo social como una entidad sin costuras?

¿Quién percibe a través de usted en estos instantes?

Los roles a los que jugamos en la vida cotidiana son como los trajes, su utilidad está dada por la circunstancia. No es muy útil andar con frac en la playa, o con traje de baño en una boda por muy bonitos o de exclusiva marca sean. El rol interpretado es la suma del darse cuenta, por lo tanto la exterioridad a la que le debe congruencia, es sólo esa parte del si mismo a la que no le duelen los pinchazos, y la congruencia o no congruencia no es tanto entre yo y el contexto, sino más bien es entre yo, conmigo mismo. Cuando cambiamos de rol el mundo entero cambia con el.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal