sábado, 23 de enero de 2010

La imagen que proyecta Piñera en su primera semana

La imagen que proyecta Piñera en su primera semana como Presidente electo
Así como los políticos decían "no da lo mismo quién gobierne", los publicistas afirman que no da lo mismo cómo se viste, qué hace y cómo se mueve Sebastián Piñera en estos días. Está dando señales de cómo será su futuro gobierno.

Por Lilian Olivares

La corbata celeste de Sebastián Piñera en su primer día como Presidente electo no fue elegida al azar.

Hasta el largo de sus pantalones fue distinto.

Y desde ese día hasta hoy, la sonrisa no se la ha despintado nadie. Ni siquiera en medio de la batahola que ha surgido por el fideicomiso ciego, disputa de dos Andrés mediante.

Tampoco parece preocupado el multimillonario futuro gobernante por el "naufragio del Titanic", figura que utilizó el senador PPD Nelson Avila para graficar el aparente derrumbe que hoy vive la Concertación.

"Derribar muros que nos dividen y construir puentes de encuentro" prometió en su discurso de proclamación el domingo.

Cuando el lunes recibió en su casa a Michelle Bachelet, lo que quedó en la memoria de la gente, a juicio de un analista, fue la imagen del Presidente electo abriendo las puertas de su casa de par en par. Y todo porque cuando Bachelet iba a cruzar el portón, éste comenzó a cerrarse y un ágil Piñera afirmó con manos y pie la gruesa madera que se venía encima.

Cada gesto suyo -voluntario o involuntario- tiene hoy repercusiones.

Publicistas interpretan la imagen que está proyectando ante los chilenos -más allá de las elites- en su primera semana como Presidente electo.

"Un Fórmula Uno que reemplaza un trole"
Samuel Benavente, de SB & Partners

"La primera semana de Sebastián ha sido similar a su perfil y a como ha sido su carrera profesional.

En su estilo... vertiginoso en extremo, corriendo de un lugar a otro, maximizando el tiempo, analizando distintas opciones y hablando y compartiendo con distintos sectores políticos, económicos, sociales, religiosos y deportivos del país. Un Fórmula Uno que reemplaza un trole.

En su look, clásico, pero con toques de modernidad como su reloj y las nuevas corbatas en tonos más pastel, que connotan mayor frescura frente al histórico y aburrido rojo.

Y todo en un discurso moderno, involucrador, familiar, de transparencia, anticorrupción y antidelincuencia, ejecutivo, técnico y por sobre todo, ágil.

A partir de estos indicadores, la gente probablemente percibirá que él está apurado por hacer más y mejores cosas. Que está preocupado por resolver los problemas del país lo antes posible y con una visión técnica más que política.

Por otra parte, al anunciar vía sus abogados la forma de administrar sus dineros mientras sea Presidente, da cuenta de su estilo de resolver rápido los problemas pendientes, independiente de que la fórmula a la que se llegue sea un fideicomiso ciego o no, lo que no debiera afectar la percepción de la gran masa sobre él. Aunque, lógicamente, abrirá un debate crítico desde sus detractores o los resentidos por la reciente derrota electoral.

A su vez, al ir asumiendo el rol de Presidente en forma paulatina en distintos ámbitos la gente ya está percibiendo que a La Moneda está llegando de verdad un nuevo e innovador aire, que hace las cosas rápido, que genera esperanza en quienes han escuchado sus mensajes y ¿por qué no? , también en los otros, pues Sebastián se está percibiendo como un Presidente para todos los chilenos y no para un sector. Lo que se puede convertir en la oportunidad de dejar atrás la añosa derecha o rencorosa izquierda, para dejar nacer un estilo de gobierno de centro, donde predomine el hacer por la gente y las ideas y no el Presidente de turno".

"Está mostrando que tiene las puertas muy abiertas"
Angel Carcavilla, de Carcavilla Boutique

"Yo creo que, más que la imagen, está mostrando que no tiene ningún tipo de animosidad, que es totalmente inclusivo. Esta cosa del gobierno de unidad que ha prometido va en esa línea. Y en el fondo uno podría pensar que lo que pretendería es aplacar cualquier tipo de oposición que podría tener, porque o te sumas o te sumas.

En su campaña él vendió el sumar. De manera que ahora tiene que ser inclusivo, invitador, participativo. Yo creo que ha generado un poco ese ánimo".

-¿En qué momento?

-Desde el mismo día de su elección, cuando Bachelet terminó saludando por teléfono a Cecilia Morel, cuando fueron Frei y Martita a saludarlos al comando. Luego, la imagen que deja es que él recibe mucho en su casa, con las puertas muy abiertas. Esta cosa de las puertas abiertas es simbólica.

-¿Y de qué manera le podría haber afectado esta semana la polémica por el fideicomiso ciego?

-Yo creo que esto que hayan subido las acciones de Lan de alguna manera revela un poco el vínculo que tiene con los negocios, un tema que va a tener que resolver. Cuando él diga "yo ya no tengo ningún tipo de empresas, creo que la gente va a quedar más calmada. Pero la gente no entiende muy bien eso del fideicomiso ciego, sólo quiere que Piñera les diga "yo voy a estar al servicio de ustedes, no de mis propias cosas". Y eso tiene que decirlo de una manera súper simple. Así como invitó a sumarse, él tiene que restar de alguna manera de sus ganancias.

"Tiene que aprenderse el rol, tiene que hacer tarea"
José Antonio Camacho, consultor privado

"Piñera es un hombre de posicionamientos aprendidos. Y el posicionamiento es muy importante, porque es la base de la imagen. No hay imagen sin posicionamiento.

Yo creo que él tenía muy bien aprendido el libreto como candidato, muy claro el posicionamiento y por lo tanto muy clara su imagen. Pero en estos pocos días como Presidente electo claramente no ha tenido tiempo para dibujar su imagen. Creo que lo que le está fallando en esta cadena es asumir su nueva identidad.

Yo no lo veo en un trabajo de construcción de imagen a su nueva situación.

Lo veo más bien en un estado de sorpresa, de engolosinamiento con su nueva situación. La figura que más me acomoda es como la de una persona que ha recibido un regalo muy, muy deseado, y que está en el engolosinamiento de reconocerlo, de acariciarlo. Pero un regalo que todavía no ha tomado y no quiere que nadie lo perturbe en este goce.

Dos síntomas: él hizo críticas como candidato y ahora que tiene los primeros feed back dice: "no me moleste". Me refiero a sus críticas a Chávez. Luego, el inoportunismo del pauteo a los periodistas de TV para que no le pregunten sobre Lan. Es como si pensara "no me pongan en esta situación que aún no la tengo aprendida".

Esto constituye una transición no deseable, porque genera cierto pasivo, ciertas disonancias o cierto tipo de ruido.

Pero eso es porque yo pienso que él es una persona a quien le gusta tener aprehendido su elemento "imagen" y creo que ese proceso se ha demorado un poco. Yo habría creído que, por la naturaleza de él, iba a ser más rápido el proceso de cambio de imagen. En esta nueva situación, creo que ha salido su espontaneidad y la espontaneidad, por naturaleza, no es imagen.

Piñera tiene que aprenderse el rol, tiene que hacer tarea. Obviamente su imagen debe ser construida sobre bases reales de cómo es realmente él. Eso es trascendente en el caso de un Presidente".

"La gran sorpresa es que el Presidente es una persona tremendamente conciliadora"
Martín Subercaseaux, de BBDO

"En el minuto que Piñera sabe que es Presidente, ocurre lo que sucede con muchas otras personas que han vivido el fenómeno: aparece el Presidente.

Y lo fantástico, y la gran sorpresa, es que el Presidente es una persona tremendamente conciliadora, con algo de humildad, que incluso pide consejo y a la vez es capaz de motivar los sueños y la unidad de todos los chilenos.

Entonces la 'locomotora' y la eficiencia y la velocidad no es que desaparezcan, sino que se agregan a este nuevo ser".

-¿Cree que en estos días ha afectado a su imagen la polémica por el traspaso de sus empresas?

-Yo creo que en absoluto. En Chile, que un tipo tenga los recursos no es ningún pecado. Ni en ninguna parte del mundo. Y obviamente que sus acciones las está vendiendo. No creo que este tema lo afecte, al contrario. El hombre está cumpliendo una promesa. Y tal como lo dijo: "El día que yo salga elegido empieza el trámite de esto".

-¿Le ve alguna "metida de pata"?

-Ninguna. Creo que lo está haciendo perfecto.

"Esa cruzada de calle por Apoquindo mostró sus ganas de hacer cosas ya"
Tomás Dittborn, de Dittborn y Anzueta

"Esta semana suya que comenzó el domingo en realidad, con su discurso, me parece que se ha iniciado con un actitud tremendamente inclusiva, bastante amable con los que fueron derrotados y con el total del país.

Ha manifestado un ánimo en general alegre, con ganas, ambicioso en el sentido de hacer muchas cosas, como esperando tener la oportunidad para partir, a pesar de que ya partió. Y esa caminata y esa cruzada por Apoquindo yo lo entendí no deliberado, sino las ganas de cruzar y empezar a hacer las cosas.

El nombrar a Rodrigo Hinzpeter para que rápidamente empiece a coordinar con el gobierno el traspaso da señal de su urgencia".

-¿Cuál ha sido el punto débil?

-No le encuentro ningún punto malo. Las platas y sus acciones han sido motivo de polémica, pero él ha estado más bien callado. Quien ha llevado el tema es el abogado Fernando Barros. De cualquier modo, qué va a pasar con sus acciones es algo que inmediatamente se puso en carpeta, dando muestras de eso que lo caracteriza como alguien muy proactivo.

Insiste:

"No veo ningún aspecto donde haya guateado. La dinámica de su campaña la ha seguido proyectando, incluso con más fuerza. Se le ve más alegre que antes del domingo, donde había una mezcla de alegría forzada con unos achaques de una competencia tan potente como es una elección a dos candidatos.

En cambio ahora muestra la alegría de saber qué es lo que hay que hacer. Y se le nota. Se advierte en él un aire mucho más suelto, sin tanto cálculo. Sigue siendo el mismo tipo tremendamente proactivo que lleva adentro, sin que eso vaya a significar un comentario odioso".

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal