miércoles, 4 de marzo de 2009



Las personas con las que te relacionas tienen una imagen de ti. La han elaborado a través de todas las interacciones que habéis tenido, en los últimos días, meses o quizás años. Incluso hay personas que sin conocerte tienen una imagen de ti que han creado cuando han oído hablar de ti o alguien les ha hecho un comentario en el que tú aparecías.

Estas imágenes no son la realidad, aunque parece muy reales.

Tú tienes una imagen de todas y cada una de las personas con las que te relacionas, ya sea que mantengas un contacto de forma regular, o que vuestra interacción sea puntual y anecdótica.

Esta forma de pensar en imágenes nos simplifica mucho el proceso de pensar: ya no tenemos que ir una y otra vez a buscar la esencia de alguien, no hace falta que nos interesemos por conocerle a fondo, pequeñas cosas en su proceder nos disparan ciertos recuerdos y la imagen está servida. A partir de ese momento la interacción ya no será entre dos personas, sino entre dos imágenes: la que ella tiene de ti, y la que tú tienes de ella.

Cuando te relacionas con tu pareja, con un amigo, con un compañero, ya no tienes que analizar quién es él en este momento. Eso podría ser tedioso y requeriría una inversión de energía por tu parte,... es mucho más ágil tomar la imagen que tienes de estas personas y analizarlas según dichas imágenes, así, cuando te llama tu amigo Pablo, mentalmente puedes decirte: "Ah, es Pablo, ya se como es él,..." y entonces sacar toda la información del archivo mental que tienes sobre Pablo y actuar en función de esos datos.

Al hacer eso dejas de ver a Pablo en este momento, para ver la imagen que tienes de Pablo.

Cuando Pablo se relaciona contigo hace exactamente lo mismo, tú para él eres la imagen que ha elaborado con el paso del tiempo.

Por otro lado tú tienes tb una imagen de ti mismo,... las has ido construyendo con el paso del tiempo, y así te dices a ti mismo que eres de determinada manera y no de otra, que te gustan ciertas cosas y no otras, que eres bueno para hacer algo, y menos bueno para otros menesteres... Esta imagen que tienes de ti mismo tampoco es la realidad. Tu no eres tu pasado,... tu pasado no existe. Lo que recuerdas que has hecho o has dejado de hacer es solamente la ceniza de lo que tal vez sucedió, modificada y distorsionada por tu pensamiento,... son retazos, sombras, no son la realidad de quien eres tú.

Cuando otra persona hace un comentario de ti, ¿lo hace sobre quién tú eres, o sobre la imagen que tiene de ti?. Piénsalo detenidamente. ¿Cómo puede llegar a conocer tu esencia una persona, si con el paso del tiempo en vez de percibirte a ti se queda observando la imagen que tiene de ti? La imagen de alguien no es su realidad, esto es un hecho. La imagen siempre es una representación necesariamente empobrecida y distorsionada.

Entonces, ¿qué es lo que sucede cuando alguien hace un comentario sobre ti que a ti te resulta molesto? ¿Está esa persona hablando de ti, o de la imagen que tiene de ti? Está hablando de la imagen que tiene de ti, obviamente.

¿Qué es lo que nos molesta cuando alguien nos insulta? ¿Es el hecho de que alguien tiene una imagen de nosotros, que es distinta de la imagen que nosotros tenemos de nosotros mismos? ¿Nos resulta doloroso que su imagen y nuestra imagen no coincidan? En cualquier caso ninguna de las dos imágenes es la realidad. Tú no eres tu imagen, y mucho menos eres la imagen que otro tiene de ti.

¿Qué es lo que nos agrada cuando alguien nos elogia? Esa persona está actuando sobre una imagen. Si su imagen y la que tienes tú de ti van de la mano y son positivas, ¿eso nos gusta? Es la misma trampa.

¿Eres capaz de ver a las demás personas sin la imagen que tienes de ellas? ¿Puedes dejar a un lado lo que crees que son y aceptar lo que están siendo en éste momento?

¿Eres capaz de verte a ti mismo sin la imagen que tienes de ti, sin tu historia de limitaciones, de dolor, de miedo, sin las opiniones que les has comprado a otras personas? ¿Puedes dejar a un lado lo que crees que eres y tb lo que te gustaría ser, para ver realmente lo que eres?

Eres lo que eres en este momento,... no eres tu historia, no eres lo que quieres ser, eres lo que eres. ¿Puedes observarte sin juzgarte, sin decir que está bien o que está mal, qué te gusta o qué no te gusta? ¿Puedes aceptar lo que hay en ti sin analizarlo,... sin querer cambiarlo en absoluto?

¿Puedes hacer lo mismo en tu relación con los demás? ¿Eres capaz de ver a tu pareja sin la imagen que tienes de ella, hecha con el paso del tiempo? ¿Puedes ver lo que ella es ahora, sin la ceniza del pasado, sin su sombra?

¿Puedes estar libre de la carga del pasado? ¿Tanto de la negativa como de la positiva, tanto de lo que te gusta como de lo que no te gusta y enfrentarte a lo que de verdad es?

Conocernos a nosotros mismos, cómo pensamos, cómo sentimos, entendernos en nuestra relación con los demás, descubrir cómo nos hacemos sentir bien y como nos hacemos sentir mal,... considero que son aspectos realmente importantes, sobre los que vale la pena reflexionar.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal