jueves, 19 de noviembre de 2009


¿Sí o no?:
Al invertir, no sea víctima de la ''tendencia a la confirmación''

La mente es una máquina confirmadora que repite todo lo que usted quiere creer.

JASON ZWEIG

Uno decide que el oro es una buena apuesta para sortear la inflación y de repente aparecen señales de que los precios subirán más adelante. O se convence de que las acciones van a tener un mejor desempeño que otros activos y todo lo que escucha son advertencias sobre la sacudida que se les avecina a los bonos y commodities.

En resumen, su mente actúa como una especie de máquina confirmadora que repite todo lo que usted quiere creer. Los psicólogos llaman a este duende mental "tendencia a la confirmación". Un análisis reciente de estudios psicológicos con casi 8.000 participantes concluyó que la gente tiene dos veces más probabilidades de buscar datos que confirmen sus creencias que de considerar pruebas que pudieran contradecirlas.

"Somos mentalmente perezosos", dice el psicólogo Scott Lilienfeld de la U. de Emory, en Atlanta.

También es más fácil racionalizar que ser racional, cuanto más aprende uno, más se convence de que tiene razón. Gary Klein, un psicólogo en Applied Research Associates recomienda imaginar que uno mira en una bola de cristal y ve que su inversión se ha venido abajo. Luego, debe tratar de hallar las razones más convincentes que expliquen ese fracaso.

Otra técnica consiste en predecir las probabilidades de que su análisis sea incorrecto. Por ejemplo, imaginamos que calcula una probabilidad de 20% de que registrará un resultado adverso; eso equivale a decir que una de cada cinco veces no tendrá razón. Así, si la inversión fracasa, uno estará menos inclinado a empecinarse en probar que todavía tiene razón.

Antes de comprar, redacte una declaración de lo que le haría querer venderla. Si cualquiera de esas circunstancias acaba haciéndose realidad, la declaración por escrito hará más difícil fingir que no ha pasado nada o que no tiene que hacer nada en respuesta.

Expertos concuerdan en que luchar contra la tendencia a la confirmación es una lucha interminable. Pero si no puede vencer al duende en su propia mente, no podrá ganarle en el mercado.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal