jueves, 5 de marzo de 2009

Alcancía de Experiencias

por Steve Andreas

Traducido al español por:
Pedro Henríquez

Recientemente yo quería darle un regalo de cumpleaños a la hija adolescente de una familia amiga.En una venta de garaje yo había encontrado hacía poco, un alcancía de cochinito con un hocico muy grande tapado con un gran corcho. Decidí ponerle otro nombre y escribir algunas instrucciones para su uso. Fue un regalo delicioso, que ella y su familia disfrutaron mucho, y espero que ella también se beneficiará del mismo en el futuro.

Instrucciones para usar la alcancía de experiencias

Aunque esto parezca ser una alcancía común y corriente, no lo es. Es una auténtica alcancía de experiencias y se garantiza que mejorará tu vida inmensamente si se usa según las instrucciones. Selecciona y procesa tus experiencias, tus recuerdos, muy cuidadosamente, tal como se indica más abajo, antes de depositarlas en la alcancía, ya que esta alcancía produce intereses abundantes. Si los depósitos son hechos en forma inapropiada, la garantía quedará anulada.

Experiencias agradables

Antes de colocar estas experiencias en la alcancía, asegúrate de que las recuerdas y las revives por completo, con colores, movimientos, sensaciones y sonidos, e incluya olores y sabores cuando sea apropiado, tal cual como si estuvieras teniendo esa experiencia de nuevo. Estos serán recursos valiosos que podrán ser retirados (con intereses) y usados en cualquier momento que tu desees y tan a menudo como quieras, bien por el simple disfrute de hacerlo, o como apoyo para tiempos difíciles. A diferencia de las alcancías ordinarias, los retiros frecuentes y de cantidades grandes, ganarán intereses adicionales y mientras más frecuentes sean los retiros, más intereses serán pagados.

También se te pagarán intereses adicionales si cuidadosamente revisas cada uno de esos recuerdos para aprender de lo que hiciste para contribuir a que sucediera y si luego depositas esos aprendizajes en una cuenta separada. Ganarás intereses adicionales si los revisas con frecuencia y también si periódicamente riegas esos aprendizajes liberalmente en tu futuro, como si regaras el jardín.

Nota: Las experiencia pequeñas son tan valiosas como las grandes.

Experiencias desagradables

Estas pueden ser aún más valiosas para ti, pero sólo si son procesadas apropiadamente antes de colocarlas en la alcancía.


Primero revisa la experiencia concienzudamente, con intensa curiosidad e interés, para determinar qué puedes agradablemente aprender con el fin de prevenir una repetición de lo desagradable, y para evitar futuros errores. Cuando hayas completado este reprocesamiento, almacena estos valiosos aprendizajes en una cuenta separada, diferenciándolos del recuerdo desagradable mismo. Un interés adicional será pagado por retiros frecuentes, y también cuando esos aprendizajes sean periódicamente regados con liberalidad en tu futuro, dónde y cuándo podrías querer tenerlos rápidamente disponibles y listos para ti.

Entonces usa esta información para planificar en detalle lo que quieres hacer diferente en el futuro, con el fin de responder con más recursos si alguna vez te enfrentaras de nuevo a esta clase de situación. Almacena estos planes en una cuenta separada en la misma forma que almacenaste las experiencias agradables. Estas también ganarán intereses adicionales cuando sean retiradas con frecuencia, e igualmente cuando sean regadas liberalmente en tu futuro.

Finalmente, procesa los recuerdos desagradables en la siguiente forma, para prepararlos para un almacenamiento adecuado: Ve el recuerdo lejos de ti, pobremente iluminados, sin colores, planos como una foto, como si los vieras en un depósito obscuro y lleno de polvo. Almacena estos recuerdos en una cuenta separada, para ser retirados solamente cuando los necesites para un propósito particular, tal como una revisión ocasional para aprendizaje futuro, o para reconocer con placer cuánto has crecido y cambiado desde entonces.

Garantía de por vida: Cuando sea usado según las instrucciones, la satisfacción está garantizada por completo para toda la vida.

© 2000, Steve Andreas

Steve Andreas, con su esposa Connirae, ha estado aprendiendo, enseñando y desarrollando la Programación Neuro-Lingüística (PNL) por más de veinte años. Ellos son autores o editores de muchos libros y artículos sobre PNL.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal